domingo, 6 de junio de 2010

Reflexiones Desde un Tiovivo Estelar II: La Unidad

Imagen: Alex Grey
Sólo como una disgresión: La Enseñanza Tradicional (La Gnosis) llama La Gran Herejía a la humana pretensión de separarse, de pensar en términos de yo y él, yo y tú, tú y él, Creador y Criatura. Eso es una ilusión, una programación psicológica que hay que superar. Todos los místicos de todas las religiones han coincidido con eso, por eso han tenido problemas con sus autoridades religiosas ( ver la historia de la mística católica por ej).


La consumación del retorno al origen lo indica bién claro, el místico se siente ser el mismísimo Dios, sin ningún tipo de separación o diferencia. En la mística Islámica hay algo parecido, léanse al bendito Arabí, a Maulana Rumi, al sublime Attar, ni hablar de Al Hallah, la paz sea con ellos…

solo que por lo que le pasó a éste último, la cosa a venido a quedar entre Dios y Uno. Con los teólogos en el medio.











La darsana hindú Yoga significa Unión. Religare, religión, es religarse, reUnirse. En el Zen se insiste en que en realidad no hay a donde retornar, a donde reunirse, pues la partida, la separación, es una ilusión de la personalidad, del yo encarnado.












Y no es que seamos dioses ni como dioses, es que no hay ningún dios que ser… De AQUELLO, (Dios), nada puede decirse, vivimos en ELLO, Somos en ELLO, en la existencia y en la muerte, que no son mas que dos fases de la Vida Una. No hay forma de separarse, a menos que sea ilusoria. Separarse realmente es un absurdo metafísico, un sinsentido, es solo blah blah, mumblejumble religioso. La experiencia religiosa auténtica, la experiencia mística, siempre apunta a ello, a la Unidad. Eso es Nirvana, Gloria, Tao, Parabrahman, Vimalaprabha o Luz Pura, Luz Serena, La Gota en el Océano.













Concluyo, la ilusión de separación es una enfermedad, es adquirida, es autoprogramada. Conduce al sufrimiento.


Creer en un Yo separado en confiar en aquello que perece, que cesa, que tiene fin. Nuestra naturaleza esencial es la Naturaleza Búddhica, el Tao, Dios, independientemente de la idea que se tenga de ELLO.

No es nacida, por tanto no cesa, no tiene fin, es luz eterna, es Vida.


Esto que he dicho no es mas que una reflexión personal, sin ánimo de menoscabar ninguna opinión o creencia. Si así lo deseais, no me hagais caso, seguiré respetándolos y queriéndolos igual.


Así pienso, y nos conocemos mejor.


Salud a todos,


Ogamov


Fecha Solar del post original:

2 Noviembre 2009 at 2:17








No hay comentarios:

Publicar un comentario